10 canciones de dibujos animados que cantaste cuando eras niño

  • Estos dibujos animados tuvieron canciones que marcaron tu infancia.

No existe una etapa más pura y divertida para una persona que la infancia. Esos tiempos en los que nuestra felicidad se basaba en las cosas simples de la vida como jugar toda la tarde con nuestros amigos en el parque y en la que nuestra única preocupación era llegar a tiempo para ver nuestros dibujos animados favoritos.

Por eso, hoy te llenaremos de nostalgia haciéndote recordar las canciones de los dibujos animados que marcaron tu infancia.

  1. Candy

La historia de una niña huérfana que vivía mil y un aventuras con sus amigos dentro del Hogar de Pony nos llenó el corazón de mucha alegría. Sin lugar a dudas te sabes esta canción de memoria.

  1. Los Padrinos Mágicos

Solo se necesitó a un niño con dientes exageradamente grandes, el cual era cuidado por una niñera adolescente malvada, y un par de padrinos mágicos con cabelleras de excéntricos colores para divertir nuestra infancia.

  1. Pokémon

¿Quién no deseo tener su propio pokémon? El hecho de tener una pokebola y lanzarla hacia cualquier lado imitando los movimientos de Ash Ketchum era lo mejor que podíamos soñar en ese entonces.

  1. Hey Arnold

El chico con la cabeza de balón simplemente jamás podrá pasar de moda.

  1. Las chicas superpoderosas

Con una fuerza extraordinaria y colores por todos lados, estas heroínas nos sacaron cientos de sonrisa en nuestra infancia.

  1. Dragon Ball

Gracias a este dibujo animado todos quisimos recolectar las 7 esferas del dragón para pedir un deseo imposible.

  1. Marco

La incansable búsqueda de un niño para encontrar a su madre marcó la niñez de muchos.

  1. Caballeros del Zodiaco

Este dibujo animado marcó un antes y después para toda una generación.

  1. Rugrats

La historia de unos bebés explorando su mundo al milímetro nos hizo suspirar más de una vez.

  1. Sailor Moon

Serena Tsukino se hizo uno de los personajes más inolvidables de todos los tiempos gracias a su simpatía y esas icónicas colas largas.

Titicupon