La princesa Eugenia quedó perdidamente enamorada de un mesero

  • Un amor sin máscaras.

La princesa Eugenia es nieta de la reina Isabel II y antes de que acabe el mes de enero ha anunciado su compromiso con Jack Brooksbank. La pareja lleva ocho años de relación y su historia de amor no inició en un baile real o con un cortejo detrás de ellos. Con lo que han vivido tienen historial suficiente para poder decir que la conexión que tienen es única y a base de respeto y apoyo mutuo.

La princesa Eugenia y Jack Brooksbank se conocieron en el año 2010. Ellos coincidieron en un exclusivo  centro de esquí de Verbie, ubicado en Suiza. En aquel entonces él tenía 31 y ella 27 años. EL joven era un ex estudiante que prefirió dejar la Universidad para poder apoyar económicamente en su casa y buscar la manera de lograr cumplir uno de sus sueños, ser empresario. Es por esta razón que no lo pensó dos veces antes de comenzar a trabajar como mesero en Londres.

Ellos siguieron frecuentando y teniendo citas en la ciudad. Su dedicación y ganas de salir adelante llevó al prometido de la princesa Eugenia a que logre obtener el puesto de administrador de un lujoso club nocturno. Su amistad con el príncipe Harry y humildad generó que la familia real lo suma a la familia como un integrante más.

En un viaje a Nicaragua él le pidió que se convierta en su esposa. Sin esperar muchos días, la reina Isabel II dio su bendición para que contraigan matrimonio. Imaginamos que ese momento habrá sido muy especial para ambos. Pese a los altibajos que le tocó vivir a Jack, su novia siempre estuvo a su lado para decirle que no se rinda y logre cumplir sus sueños.

Titicupon